Jourhaus

Estación 2

Übersichtsplan

 

La Jourhaus era la principal entrada y salida del campo para prisioneros y la oficina principal los miembros de la SS encargados del campo. El paso estaba vedado por una puerta de hierro, por la que los recién llegados prisioneros entraban campo y por la que tenía que pasar marchando todos los días como parte de los comandos externos. Así, esa puerta marcaba el límite entre el campo y el mundo exterior.

En sus memorias “Poderosos y desvalidos”, el ex prisionero Edgar Kupfer-Koberwitz describe el camino al campo de concentración de Dachau el día de su llegada el 11 de noviembre de 1940:

“El carro se detuvo. Trepamos para salir de él y nos llevaron a un edificio bajo. En frente de nosotros, en una zanja de unos cuatro metros de ancho, fluía el agua. Al otro lado, había tendido alambre de púas. Sobre el agua pasaba un puente. Al otro lado había un edificio en el que, al centro, tenía un gran portal que bostezaba; sobre este portal, sobresaliendo el tejado del edificio, una torre cuadrada, donde había guardias con cascos de acero. Por la ventana, se veían cañones de ametralladoras. Mi vecino me dijo murmurando: el alambre de púas es electrificado. ‘¿Ves el gran espacio abierto y atrás esos bajos barracones? Ahí vamos a vivir.’

A lo lejos, los barracones refulgían una luz verde por entre el alambrado. De lejos se veía que todo se mantenía perfectamente limpio, ni siquiera el más pequeño trozo de papel tirado por ahí. Pero sobre todo aquello se cernía algo implacable, algo terrible, algo helado que daba miedo. Una columna se acercaba marchando por la avenida flanqueada por álamos. Cantaban algo.

Marchaban directamente hacia el portal, todos exactamente al mismo paso y en línea muy recta. Todos estaban extrañamente pálidos. Algunos interesados nos lanzaron una rápida mirada, pero nadie se atrevió a levantar la cabeza. En el amplio acceso, se abrió un portal de hierro. El grupo pasó por el puente y la puerta; cantando, marchó luego en el gran espacio abierto y desapareció en los barracones distantes.”

Las SS ordenaron colocar el lema “El trabajo los hará libres” en la puerta del campo. Este lema refleja la propaganda nacionalsocialista con la que se pretendía banalizar el campo de concentración presentándolo al mundo exterior como un “campo de trabajo y reformatorio”. Al mismo tiempo, esta frase es característica del cinismo de la SS ante los prisioneros, puesto que los trabajos forzados en los campos de concentración era un de los instrumentos centrales del terror.

En las paredes de la entrada al campo se observan dos placas que conmemoran la liberación de campo por tropas estadounidenses el 29 de abril de 1945.

Dos placas conmemorativas en recuerdo de la liberación del campo por las tropas estadounidenses el 29 de abril 1945 cuelgan de las paredes interiores de la entrada al campo.

Historisches Bild

Fotografía de la Jourhouse el día de la liberación. Fotografía anónima, 29.4.1945

© KZ-Gedenkstätte Dachau

Heutige Ansicht

Fotografía de la Jourhaus en 2007

Detailansicht

El acceso con la inscripción “Arbeit macht frei” (“El trabajo los hará libres”)