Baño de los prisioneros

Estación 6

Übersichtsplan

El baño era la última estación del procedimiento de ingreso. Ahí se rapaba a los prisioneros recién llegados, tenían que sumergirse en un barril con insecticida y luego ir a la ducha. Luego les repartían los uniformes. Edgar Kupfer-Koberwitz cuenta al respecto:

 “Nos enjuagaron bajo unas duchas individuales en la pared. [...] Sobre un banco bajo las perchas estaba nuestra nueva ropa hecha un fardo. Yo era el último. Quedaba solo un fardo, una camisa que a duras penas me llegaba al ombligo, unos calzoncillos muy delgados [...], calcetines cuyo talón apenas llegaba a la mitad de mis plantas, ¡y ese uniforme a rayas! El pantalón era muy corto, me quedaba a una palma arriba de los tobillos y era muy difícil lograr cerrar la parte inferior de la camisa, imposible de cerrar la parte arriba del pecho. Tenía mangas muy, muy cortas y me apretaban los codos. Me habían tocado zapatos de pares distintos: uno me quedaba y el otro era un instrumento de tortura. [...] Al final, quedaba la gorra redonda a rayas y sin visera que me quedaba solo como corona, pues no me entraba y no era posible agrandarla ni haciendo el mayor esfuerzo. [...] Entonces entendí lo que era un uniforme.”

 Al principio, los prisioneros venían a “bañarse” una vez por semana; más tarde cada vez menos. Sobrevivientes han dejado testimonio de que este procedimiento, a menudo, estaba ligado maltratos.

 A finales de 1940, se empezó a aplicar en el baño de prisioneros el castigo denominado “colgar del poste”: la SS mandó colocar entre las columnas postes de madera dotados de gancho a una distancia de 40 a 50 cm. Se maniataba a los prisioneros por la espalda con cadenas, tenían que trepar a un banquillo, la cadena se sujetaba a uno de los ganchos. Luego, un oficial de la SS quitaba el banquillo.

 Este castigo era uno de los más severos y peligrosos en el campo de concentración. Si un prisionero sobrevivía, a menudo sufría por mucho tiempo los daños en muñecas y hombros.

 Historisches Bild

Baño de prisioneros, fotografía anónima después de la liberación, abril/mayo de 1945

© KZ-Gedenkstätte Dachau

Heutige Ansicht

Antiguo baño de prisioneros, 2008

Detailansicht

Colgando del poste, dibujo de Georg Tauber